Archive for the ‘POESIA’ category

Futuro Incierto

mayo 29, 2007

Una mano te toca, te sacude el silencio
acumulado en los hombros.

El polvo.

Suena seca la hoja de tu nombre
antes del suelo, igual que la arena desnuda,
igual que tu cuerpo corriendo desnudo hacia a mi,
o latiendo en mi oído,

asegurando que la tierra nos conservará

irremediablemente

para más adelante.

Breve desnudo

mayo 15, 2007

Tu mirada hace ruido en mi vientre,

se esfuerza por covertirme en la única noche
que no caiga dormida,

por mantenerme en pie como hielo joven,

por arroparme
con los ojos redondos del ombligo
o el horizonte afilado
que un día será las cosquillas de tus piernas.

Ausencia 4

mayo 8, 2007

La realidad de esta vieja habitación
es la sed con la que se despierta uno,
las terribles fisuras en los dedos
por tu no-presencia,
tu no-forma-de-hablar como la lluvia
que escuece bajo la ropa interior,

la tela rota en el hueco imposible que dejaste,

la larguísima extensión
de la almohada para uno solo.

Probablemente la puerta llora
porque entiende que no la volverás a hablar

Anuncio de edad

mayo 2, 2007

Todavía vestíamos como niños y ya hablábamos de hacernos viejos, de dejarnos los dientes con mesura, de operarnos las horas de las muñecas para no crecer más de lo que lo hacíamos.

Dolían las manos porque se hacía de noche muy tarde.
La herida manchaba el pañuelo de rojo, los gritos del juego dejaban la ventana abierta a los grillos,
mamá y papa,
en el salón,
se deshacían en estrellas cuando estaban solos.

El mundo medía cuatro manzanas y tenía la textura de unos codos sucios.

La vida se nos reducía poco después de las ocho a una caja de cartón y unos calcetines viejos.

Nada más hacerse otro día
prohibido jugar a la pelota y olvidar restos de uno mismo sobre una pared que se hace mayor.
La comunidad de propietarios.

Soledad de cemento

abril 23, 2007

(Dios, entonces, posó sus manos sobre mis hombros y me sentí sola)

E. Medel  

Solo en el sentido literal en que se clava el frío y las sábanas escuecen y nos construyen un mundo de papel y a medida. Solo, de aquella manera

en que la lluvia gatea a los tejados, las farolas achacan en sus huesos el trabajo de los hormigas, la incipiente humedad de las aceras grita allá abajo

una frase incomprensible a los oídos. 

El tiempo sobrevive colgado de las ramas de los árboles. 

Es la hora sucia del sendero de los perros.   

Aquí arriba el peso de la soledad golpea mucho más duro sobre la uralita.

Anticipo

abril 18, 2007

El gusanito escarba mi corazón

Será suyo y lo sabe                  paladea

Lo prueba decidido                  anticipa

Se inventa la receta más adecuada

que caiga      y le dibuje el plato

le sacie el apetito de princesas muertas

Ausencia 3

abril 13, 2007

Quedar para jirones

                                Orear lo mojado

Apretar los párpados para que no exista  luz

En esta habitación oscura

Parar la respiración  

                               al borde de la caída

En la mirada del otro

Contar con la voz que falta

En todos los huecos

 

Resonar a madera hueca

cuando nos toque el turno

                                       de caer

El acto de migrar

abril 10, 2007

I

Duermo la vida del gigante muerto:

la nieve en la punta de la lengua quema,

el aliento que crece y se apelotona en toda la superficie de unos labios

(por ejemplo los tuyos),

la sombra difusa de que hace frío, y el frío es la cal en las paredes, y la cal se lame cuando uno se rompe en mil pedazos

tapando todo el suelo de la casa como lo taparía el polvo.

 

 

II

A estas alturas

nunca creeríamos en las pisadas de un hombre.

 

 

III

Las marcas están mas frescas que nunca.

La voz que forma barro y regurgita todavía con vida,

allá abajo.

La carne viva de quererse  alejar

y no girarse a mirar nunca la sal de los otros.

 

 

IV

Es duro cargar con tu voz a la espalda.

Sera un día que no estemos

abril 2, 2007

Quedará el hilo que nos sostenga

                       y nos obligue al equilibrio,

la casa vacía, toda la cal

que nunca pudimos comer,

 

el polvo que crece en las manos blancas y mañana pesará

como pesa todo lo que envejece,

 

chilla como chillan las puertas que se declaran ancianas,

 

come barro porque el barro seco

hace cicatrizar las heridas más feas.

 

Ausencia 2

marzo 30, 2007

I
Sin ti
todas las cortinas lloran,
la desnudez de trapo del pasillo,
la lámpara que se cuelga de un alfiler
y espera de ti
con los labios completamente desfondados.

II
Sin ti
juro no volver a poseer ojos.

III
Sin ti toda la sed que coja en el vaso,
la angustia de echar la persiana,

llover demasiado,

ingenuamente enamorado de la niebla
que te tuvo


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.