El acto de migrar

I

Duermo la vida del gigante muerto:

la nieve en la punta de la lengua quema,

el aliento que crece y se apelotona en toda la superficie de unos labios

(por ejemplo los tuyos),

la sombra difusa de que hace frío, y el frío es la cal en las paredes, y la cal se lame cuando uno se rompe en mil pedazos

tapando todo el suelo de la casa como lo taparía el polvo.

 

 

II

A estas alturas

nunca creeríamos en las pisadas de un hombre.

 

 

III

Las marcas están mas frescas que nunca.

La voz que forma barro y regurgita todavía con vida,

allá abajo.

La carne viva de quererse  alejar

y no girarse a mirar nunca la sal de los otros.

 

 

IV

Es duro cargar con tu voz a la espalda.

Anuncios
Explore posts in the same categories: POESIA

One Comment en “El acto de migrar”

  1. botón Says:

    Sí, a veces, justo cuando uno ya se creía a salvo… “las marcas parecen estar más frescas que nunca”
    Disfruto mucho de tu poesía.

    Un abrazo!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: