Mary Celeste (parte 2)

Pero uno de los días en que la cubierta estaba repleta de cuerpos desnudos, el viento del sur bajó los brazos y miró para el otro extremo de la tierra. Parecía que nos había indultado y nos invitaba a hacernos a la mar sin demora. Las velas dañadas habían sido reemplazadas hacía días, y no quedaban motivos aparentes para seguir amarrados en aquel puerto de Sodoma y Gomorra.

La partida no significó otra cosa que mujeres tristes, y pañuelos agitándose, y alguna mujer embarazada, y dos marinos menos que decidieron emprender una nueva vida en aquel lugar. Dos de los mejores marinos. Y una comitiva de gaviotas que nos acompañó durantes las primeras millas del viaje, y de nuevo ese olor salado de la cubierta meciéndose bajo los pies. Y el viento, indefectiblemente el viento acariciando la espalda erizada de las velas.

Pero a poco más de cinco millas de Sagres el viento se agotó, las gaviotas desaparecieron de la vista, y toda la cubierta se llenó de un silencio que retumbaba en los oídos como retumba una tarde sobre los robles cuando se avecina una tormenta.

Algo iba mal. Se podía oler en el aliento de la tripulación, en la manera en que el mar andaba de puntillas para no ser reconocido, en aquella extraña sensación que me escalaba desde los tobillos hasta la garganta y susurraba al oído que no apartara mis ojos del horizonte.

         ¡Mi capitán, a estribor!- Toda la tripulación se abalanzó hacia el costado para otear a lo lejos- ¡Un bergantín, mi señor!¡ Bandera amiga!

         No se preocupe David, simplemente aguardan que el viento se acuerde otra vez de nosotros- Olly deveau trató de apaciguar la inquietud que ardía en mis retinas.

 

Continuará…

Anuncios
Explore posts in the same categories: RELATO

3 comentarios en “Mary Celeste (parte 2)”

  1. botón Says:

    mmm cuidado con los cantos de sirena…
    😉

  2. sonámbula Says:

    La calma chicha debe ser desesperante, más si te encuentras un bergantín por las cercanías… ¿bandera amiga? eso espero… estoy deseando saber más…

  3. Carlos Says:

    No puedes evitar ser poeta. Me gusta


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: