Soledad de cemento

(Dios, entonces, posó sus manos sobre mis hombros y me sentí sola)

E. Medel  

Solo en el sentido literal en que se clava el frío y las sábanas escuecen y nos construyen un mundo de papel y a medida. Solo, de aquella manera

en que la lluvia gatea a los tejados, las farolas achacan en sus huesos el trabajo de los hormigas, la incipiente humedad de las aceras grita allá abajo

una frase incomprensible a los oídos. 

El tiempo sobrevive colgado de las ramas de los árboles. 

Es la hora sucia del sendero de los perros.   

Aquí arriba el peso de la soledad golpea mucho más duro sobre la uralita.

Anuncios
Explore posts in the same categories: POESIA

3 comentarios en “Soledad de cemento”

  1. botón Says:

    Sí. El peso de la soledad consigue que el que está solo se sienta sobre un tejado de uralita. Allí donde la soledad golpea fuerte.
    Me ha encantado la imagen del tiempo “sobreviviendo colgado de las ramas de los árboles”.

    Saludos!

  2. carlos Says:

    Bueno Emilio, que gusto ver un romantico de la infancia, tal y como me lo imaginaba de los tiempos de Icaro, solo que en tiempos mejores para mi. Me gusta sentirme acompañado de alguna manera con estas algunas coincidencias.
    ¿sigues vajando la calle de Utopia?

  3. wiwel Says:

    Oye esta padre este escrito y todos los demas que tienes…me gusta como escribes, saludos


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: