Colillas

Del otro lado de la ventana encienden fuego.

Termina el presente en este gesto que es arropar,
madurar como nos respeta el agua,
o como se hacen charco los gestos,
o como nos arrugamos
insignificantes el uno para con el otro.
La vida ha dibujado huellas sobre el barro,
empieza aquí a anochecer
y es dolorosa
la señal de la lluvia
más que cualquier drama de día muerto,
o demasiada gente
que se desgañite en nuestros cajones,
o el acto de apagar otra noche más
en el interior de este cenicero repleto.

Anuncios
Explore posts in the same categories: poemas

3 comentarios en “Colillas”

  1. Botón Says:

    Cuando “es dolorosa la señal de la lluvia”, quizá refugiarse allí, al otro lado de la ventana, donde hacen fuego…

    Desegundos, te echaba de menos. Me alegra muchísimo que estés aquí de nuevo.

    🙂

  2. Sonambula Says:

    Pero Botón ¡nunca se puede llegar al otro lado! Nada más llegar se convierte en “este lado”.. esto me causa tristeza… mientras que la vuelta de Desegundos me llena de alegría!!! Cuánto tiempo!!! :-)))))

  3. Botón Says:

    jajajaja sonámbula ¡es verdad! mmmm entonces… “el otro lado” no existe!!
    :))


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: