Edificio en obras

Esta mañana leí una entrevista a la poeta María Eloy-García en la que venía a decir que la poesía debe tratar de menudencias, de la vida cotidiana, de la ciudad y de la vida en ella, y que tiene que aspirar a provocar un orgasmo de cinco segundos en vez de tratar de ser rimbombante.
La verdad es que me he hecho replantearme la poética y he llegado a la conclusión de que su visión no carece de sentido.
Con esta idea empecé un nuevo poemario que inauguré con este poema. A ver que os parece esta forma de lírica. Un saludo

La cuarta planta está en ruinas.
Siempre lo estuvo.
La recuerdo invariablemente sudorosa
y con el vientre abierto
como un enfermo que nunca se debe visitar.

Cuesta entender la ruina
desde estos ojos.
La ruina ajena:

los perros le orinan en los tobillos,

se le cae la saliva
como a los viejos,

le molesta que nos amemos ruidosamente
contra su espalda cubierta de humedad…

Anuncios
Explore posts in the same categories: poemas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: