Cuento sin final

Si te quedas a nadar en tus charcos

nada de “yo sapo” con ropa limpia

ni “tú princesa” con luz de lámpara

y barriendo para tu caja de galletas.

 

Nada de finales felices.

 

Nada de quemar tu puerta cerrada,

para mirar, como si nada, a un horizonte

que pretende convertirnos en estatuas de sal.

Anuncios
Explore posts in the same categories: poemas

3 comentarios en “Cuento sin final”

  1. Ana Clavero Says:

    Ya sabes lo que pienso de tu poesía, pero no me importa ser reiterativa. Te fuiste estando en “Maestro” y has vuelvo, por lo menos, con la misma fuerza de antes.

    Un besazo, Emilio

  2. emilio Says:

    Cojonudo poema, el final llega sin avisar, es entonces cuando nos damos cuenta de que la vida iba en serió ( J G B ) y de nada sirven los aplausos, excepto en los poemas, saludos

  3. Eliseo Says:

    Uno sólo se convierte en estatua de sal si mira hacia atrás, uno no quema puertas sino que las empuja con fuerza.
    Ningún final será feliz si nos quedamos en renacuajos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: